212 On Ice de Carolina Herrera

Color y frescura en el punto de venta

Proyecto

El grupo Puig lanzaba una nueva edición de verano de la fragancia 212 Carolina Herrera. Las fragancias de verano siempre se caracterizan por su frescura, ligerez y  carácter lúdico o informal. El leitmotiv escogido para el packaging de On Ice es el colosr y el punto de partida es un frasco de alto impacto visual.

Después de probar varios conceptos, vilablanch concluyó que el producto, lejos de “pedir” un sistema que agregara complejidad o peso, “exigía” un tratamiento que le dejara todo el protagonismo. Nuestro objetivo era atraer la vista hacia el frasco en el punto de venta. Nuestra inspiración: el color.

Feel the Summer Colors

La fragancia femenina, con una presentación en la que predomina el rojo, ofrece un aspecto cálido. La masculina, por el contrario, de colores verde y azul, fríos, ofrece una imagen fresca. El reto consiste en lograr la unidad de los frascos en unos elementos expositores que resalten tres conceptos: Color, Verano, y Frescor.

La unión del rojo-naranja (gama cálida) y el verde-azul (gama fría) se hace mediante el tránsito por el amarillo. El amarillo es el color del verano, ya que simboliza la luz del sol. La vinculación visual de las fragancias masculina y femenina se consigue mediante una línea continua de color, predominantemente amarilla, impresa en el lateral del expositor.

La inspiración para el diseño del expositor es un objeto clásico: la cubitera. Proponemos un expositor blanco, de ancho importante, que recuerda a un bloque de hielo con cantos redondeados. La fragancia está incrustada en su interior, como puesta a enfriar.