Proyecto de interiorismo de una casa en el Maresme / Barcelona

Naturalidad, funcionalidad y minimalismo conviven en esta casa familiar de estética muy pura, inspirada en el estilo nórdico.

El estudio vilablanch firma el proyecto de interiorismo de esta casa de dos plantas situada en un pueblo del Maresme, para la cual ha proyectado tanto los espacios interiores como las zonas exteriores. Líneas rectas, materiales naturales, colores claros, luminosidad, minimalismo, redistribución de los espacios y una acertada elección del mobiliario son claves para que esta casa desprenda el estilo nórdico que buscaban los clientes.

El proyecto

El estudio vilablanch llevó a cabo el proyecto integral de interiorismo de esta casa de 135 m2 situada en el Maresme, a muy pocos minutos de Barcelona, la cual mantenia la distribución original, muy compartimentada y construida en diferentes nivele. El reto consistía en realizar una reforma integral de la vivienda que potenciara cinco valores clave: la amplitud, la luminosidad, la simplicidad, la funcionalidad y la pureza estética.

Las principales actuaciones que se llevaron a cabo fueron las siguientes:
- Apostar por una nueva distribución de los espacios, acorde con las necesidades de la familia, que eliminara las pequeñas habitaciones y creara estancias más amplias.
- Reformar la planta baja en un solo nivel (antiguamente existían tres niveles distintos en la misma planta) y ampliarla con la incorporación de un volumen que aloja la entrada principal y el salón, con salida directa al jardín a través de un gran ventanal.
- Construir una escultural escalera de madera maciza que conecta las dos plantas de la casa y que, por la parte inferior, esconde un aseo y la sala de lavado.
- En el exterior, transformar 190 m2 en un espacio acogedor que incluyera una zona de relax, una zona de comedor y una piscina.

Mobiliario

Para el mobiliario se escogieron piezas de las mejores firmas de diseño contemporáneo (Cassina, Paola Lenti, e15, Louis Pulsen, Brokis, Artek, Vitra…) en las que predominaran los materiales naturales y los colores claros, acorde con el estilo nórdico que deseaban los clientes. 

En el comedor, mesa Sloane en madera maciza de la firma e15, sillas Plastic Side Chair DSW de Vitra y lámparas de suspensión PH4/3 de Louis Poulsen. En el salón, mesitas de centro Torei de Cassina, librería Graduate de Molteni, la butaca CH25 de Carl Hansen & Son, lámpara Cesta de Santa & Cole y lámparas Tolomeo de Artemide. En el dormitorio principal destacan tres piezas de la firma Cassina: la cama L32 Moov diseño de Piero Lissoni, la mesita LC14 diseñada por Le Corbusier y los taburetes bajos Méribel y Berger diseñados por Charlotte Perrriand. En el baño principal, las lámparas Shadow de Brokis y el taburete Backenzahn de e15. En el exterior, sillón y poufs Float de Paola Lenti, y mesa y sillas Village de Kettal.

Cocina

Para la cocina se eligió el sistema b3 de la firma alemana bulthaup que, en la actualidad, es uno de los líderes del mercado mundial en el segmento premium de cocinas.

Se diseñó una cocina para ser vivida, situándola en un espacio clave de la casa que le permite estar totalmente conectada al comedor y al salón. La cocina consta de una amplia isla (incluye la zona de cocción), una zona de columnas (que incluye, el frigorífico, el horno a vapor y el horno microondas) y una zona de aguas (que incluye el lavavajillas y la vinoteca). La cocina está equipada con electrodomésticos de la firma Gaggenau y la campana de techo Novy.