Casa Grases · Restauración y Arquitectura Interior / Barcelona

El estudio vilablanch lleva a cabo el proyecto de restauración y arquitectura interior de un edificio catalogado del s.XVIII de Barcelona, que se transforma en cuatro viviendas únicas. El proyecto recupera los elementos originales del edficio -en desuso desde 2002- y adapta los espacios a las necesidades de funcionalidad, distribución y confrot de la vida actual, con un lenguaje contemporáneo. 

Proyecto en curso

El edificio

 

El estudio vilablanch está llevando a cabo el proyecto de arquitectura interior de un edificio del s.XVIII situado en el barrio de Sarrià de Barcelona, que se adecua a uso residencial. Se trata de una finca catalogada de estilo novecentista, formada por diferentes cuerpos, entre ellos una gran galería porticada. El efificio, que fue propiedad de Bonaventura Grases Hernández, fue reformado el 1888 por Josep Arnau y Piera, pero en la actualidad se encontraba en desuso y bastante dañado.

Bonaventura Grasses lo compró el año 1885 y realizó un conjunto de obras para convertirla en una casa acomodada: ampliación de la zona de ámbito residencial, ejecución de pinturas del salón principal, construcción de galerias, reconversión de la capilla, etc. Bonaventura residió en la finca hasta diciembre de 1930, fecha de su fallecimiento.

Abogado de profesión, fue también un notable coleccionista de arte sacro. Su colección privada era remarcable y obras de su fondo artístico formaron parte de varias exposiciones nacionales e internacionales. Las pinturas murales que decoran el salón principal son uno de los elementos más destacados de Casa Grases. Se realizaron el año 1888, con la reforma que se llevó a cabo. Era muy común en ese momento el recurso o la imitación de modelos más antiguos y conocidos. Los esgrafiados de la fachada sud son otro claro ejemplo de esta misma actitud, que más que buscar novedad u originalidad, parecía querer reafirmarse en el valor intrínseco que se atribuía a las obras ya conocidas.

El proyecto

 

Vilablanch está llevando a cabo la restauración integral y arquitectura interior del edificio histórico de Casa Grases, que se transforma en tres viviendas únicas -en ellas se aplicará un concepto de interiorismo centrado en recuperar la esencia original del edificio con un lenguaje contemporáneo- y el proyecto de arquitectura interior de una cuarta vivienda que se situará en una casa unifamiliar de obra nueva que se alza junto al edifcio principal. El estudio vilablanch también se encarga de desarrollar el diseño interior de todas las zonas comunes del proyecto (hall, escaleras, piscinas, garajes…).

La conceptualización y desarrollo integral de la arquitectura interior de este proyecto incluye un meticuloso trabajo de recuperación de los elementos originales, de gran valor aquitectónico y patrimonial, así como una detallada elección de los diferentes materiales y acabados. Los pavimentos, revestimientos, colores (de paredes, suelos...), cocinas, baños, puertas, manecillas, barandillas, iluminación, mobiliario, etc., se eligen siempre en base al concepto de interiorismo acordado y a la estrategia clave del proyecto. Los espacios de las distintas viviendas se han distribuido teniendo en cuenta las necesidades y usos contemporáneos, hecho que ha implicado adaptar pavimentos, techos y otros elementos existentes, a los nuevos emplazamientos y a las nuevas proporciones.

 

ANTES Y DESPUÉS
A continuación, os mostramos unas imágenes del estado del edificio antes de iniciar el largo proceso de tranformación, y unos renders de la propuesta realizada por vilablanch para conceptualizar como sería la arquitectura interior de cada espacio tras la restauración.

Promotora: Culmia
Arquitectura: GCA Architects
Arquitectura Interior: Estudio vilablanch
Dirección y ejecución: Malgosa & Delgado ArqTec
Paisajismo: Valentina Greselin
Constructora: Calaf
Historiadora: Montse Villaverde
Restauradora: Ahintzina Saez
Fotografías: © estudio vilablanch