Vivir en un molino / Priorat

El estudio de arquitectura interior vilablanch recupera un antiguo molino del s.XVI en desuso y lo transforma en una casa contemporánea que mantiene la esencia original de su arquitectura y se integra armoniosamente en el paisaje.

Se restauran los elementos de valor arquitectónico y patrimonial, y se lleva a cabo una reforma integral que apuesta por una vivienda funcional y contemporánea, con una arquitectura interior arraigada a su tierra, su entorno y su historia.

De viejo molino a casa contemporánea vilablanch
Vivir en un molino by estudio vilablanch

UBICACIÓN Y ORIGEN

En el tranquilo pueblo de la Vilella Baixa (El Priorat, Tarragona), rodeado de viñas y olivos, se alza este antiguo molino papelero que vilablanch ha convertido en una vivienda contemporánea de 200 m2, en una parcela de 3.000 m2. Se trata de un proyecto conectado a su pasado y a la naturaleza que lo rodea.

El Molí de la Vilella Baixa se encuentra situado sobre el camino de Lloá que bordea el río Montsant. Se trata de una edificación catalogada con la categoría de protección BCIL (Bien Cultural de Interés Local). Esto hace imprescindible conservar y restaurar los elementos catalogados que lo componen; un reto al que ha sabido dar respuesta el equipo de interioristas del estudio vilablanch, especialista en la restauración de espacios de alto valor arquitectónico y patrimonial.

El conjunto que conforma el Molí se compone de varias construcciones de diferentes épocas. 

Un molino hidráulico del s.XVI dedicado a la producción de papel. Junto a él se construyó un edificio rectangular de tres plantas, para albergar la vivienda de la familia que trabajaba en el molino y salas de almacenaje.

> En el s.XIX, sobre el molino-vivienda se alzó un torreón de planta octogonal y estilo mudéjar para el aprovisionamiento de agua del molino. En su interior tenía el canal de paso del agua, desde la zona de captación (la más elevada) hasta la zona de molienda (en la zona baja).

> La edificiación también contaba con dos amplias terrazas, una superior y otra inferior, una estructura de piedra en la parte central que servía de unión entre ambas terrazas y una zona verde de acceso a la parcela.

REHABILITACIÓN Y ARQUITECTURA INTERIOR

Tras un intenso trabajo de investigación y una meticulosa planificación y ejecución de la obra, que ha durado varios años, el estudio vilablanch ha finalizado la rehabilitación y reforma integral de este antiguo molino, transformado en una casa contemporánea y atemporal.

> Fiel a su pasado. Toda la edificación tiene un gran valor arquitectónico y patrimonial. Conocer su pasado fue clave para llevar a cabo una rehabilitación respetuosa, que permitiera recuperar los elementos originales y devolverles todo su esplendor.

> El reto de conectar. Uno de los retos más importantes del proyecto fue conectar internamente todas las construcciones. De origen, el molino y la vivienda estaban conectados entre sí, pero no tenían acceso directo al torreón. Para unirlos desde el interior, se abrió y amplió el canal que antiguamente servía para el paso del agua, y en él se instaló una escalera de caracol con acceso directo a la torre.

> Tradición y contemporaneidad se encuentran en este proyecto de vilablanch, que trae de vuelta la esencia de un antiguo molino papelero, con una arquitectura interior que emplea materiales locales - como ladrillos, tejas de cantera y piedras de la zona- para resaltar la indentidad original de la finca. A la vez, el proyecto aúna gestos de modernidad y técnicas constructivas contemporáneas que mejoran el confort y la experiencia de sus habitantes.

> Arquitectura con historia, distribución contemporánea. Una restauración fiel a su pasado, una arquitectura interior serena y estudiada, una nueva distribución de los espacios adaptada a las necesidades de la familia actual y una elección de materiales en sintonía con el entorno, dio lugar a una casa contemporánea, cargada de personalidad.

La nueva vivienda queda distribuida de la siguiente manera:
· En la planta baja hay un dormitorio con su baño -ubicada en la antigua sala de molienda-, una sala de estar y una pequeña cocina. Esta planta está habilitada para personas con movilidad reducida.
· La planta primera se ha destinado a zona de noche, con un dormitorio suite, un segundo dormitorio y un baño. En el altillo encontramos una habitación polivalente.
· En el torreón, una amplia cocina conecta con la sala de estar, situada en el antiguo mirador donde se puede disfrutar de una maravillosas vistas.
· La planta subterránea se ha reservado para la bodega.

 

ASÍ ERA ANTES

A continuación, os mostramos unas imágenes del estado original del edificio, antes de iniciar el largo proceso de restauración y transformación.