Pisos nobles de la Casa Burés, proyecto de interiorismo / Barcelona

Respeto absoluto por los elementos existentes

Proyecto de interiorismo y restauración que transforma el piso principal de la Casa Burés de Barcelona -el cual había sido la residencia de la familia Burés- en dos impresionantes viviendas de 500 m2 donde se recuperan y potencian los elementos originales.

  • Principal Casa Bures vilablanch
Casa Burés de Barcelona

El estudio vilablanch ha llevado a cabo el proyecto de interiorismo y restauración de un conjunto de viviendas de lujo situadas en la Casa Burés de Barcelona, un emblemático edificio del Ensanche construido entre 1900 y 1905, cuando la Barcelona estaba a la vanguardia del movimento modernista. El proyecto ha sido realizado junto al despacho TDB Arquitectura, por encargo de la promotora Bonavista Developments. 

El edificio

Obra del arquitecto catalán Francesc Berenguer i Mestres, colaborador cercano de Antoni Gaudí, Casa Burés toma su nombre de su primer propietario, Francesc Burés, dueño de una de las empresas textiles más exitosas de España. Originalmente, la planta baja albergaba la sede de la empresa y el garaje, el primer piso de 1.000m² era la casa de la familia Burés, y los pisos superiores, a los que se accedía mediante uno de los primeros ascensores que se instalaron en Barcelona, comprendían doce apartamentos de alquiler de 300 m². La planta sótano estaba destinada a almacenaje.

Situado en la esquina de las calles Ausiàs March con Girona, el edificio suma 7.700 metros cuadrados distribuidos en seis plantas y está catalogado con el nivel B de protección de bien cultural de interés local desde el año 1979. Esto hace imprescindible mantener, conservar y restaurar todos los elementos modernistas catalogados que componen el edificio. Tras tres años de un laborioso proceso de rehabilitación en el que han trabajado reconocidos profesionales y restauradores, la Casa Burés vuelve a mostrarse hoy como uno de los edificios modernistas más representativos de la ciudad.

El proyecto

El reto del proyecto de interiorismo fue convertir la Casa Burés, una joya modernista con una gran carga arquitectónica, patrimonial y ornamental, en un edificio de viviendas exclusivas adaptadas a la estética contemporánea y a las necesidades de los nuevos tiempos. Para dar respuesta a este reto, se proyectó un interiorismo que recupera y potencia al máximo los elementos originales del edificio y que, al mismo tiempo, adapta cada una de las viviendas a las necesidades de funcionalidad, distribución y comodidad de la vida actual.

El proyecto de interiorismo de Casa Burés incluyó el diseño interior de 26 viviendas de entre 120 y 500 m2 de tipologías distintas (lofts, principales y pisosáticos), así como diversas zonas comunes del edificio (entre ellas, los vestíbulos de acceso, las escaleras y rellanos, y el sótano donde hay una piscina, un spa, un gimnasio, una cocina profesional, una bodega y una zona de reunión y entretenimiento). ​

A continuación, os presentamos el proyecto de interiorismo y restauración realizada para los pisos principales.

Principales Casa Burés

El proyecto de interiorismo y restauración que ha realizado el equipo de interioristas del estudio vilablanch para la Casa Burés incluye la proyección de dos pisos realmente únicos en Barcelona, situados en la planta principal del edificio modernista. Dos joyas modernistas de gran valor patrimonial, con espacios palaciegos de proporciones y acabados únicos en Barcelona, que tienen valiosos elementos arquitectónicos y decorativos: magníficos frescos en paredes y techos con paisajes y escenas bucólicas de gran formato, techos y paredes con molduras únicas en estilo art decó, vitrales emplomados con una policromía excepcional y única en Barcelona, y una ebanistería rica en molduras y detalles ornamentales.

Las viviendas, de entre 450 y 500 m2, tienen una entrada independiente desde el vestíbulo, a la que se accede a través de una majestuosa escalera de piedra. Ambos principales cuentan con un gran hall, un impresionante salón, una cocina cerrada, una magnífico comedor, un dormitorio suite con baño y vestidor, 2 o 3 dormitorios secundarios con sus respectivos baños y un baño de cortesía.

El reto del estudio vilablanch al desarrollar el proyecto de interiorismo consistió en convertir un espacio noble, aristocrático y majestuoso en un hogar para una familia actual, sofisticada y culta que desea vivir en un lugar único de Barcelona. Esto se consiguió gracias a un interiorismo elegante y sofisticado que recupera y realza los valiosos elementos arquitectónicos y decorativos que forman parte de la historia del modernismo y los acompaña de piezas de mobiliario y objetos igual de refinados, pero que son serenos, poco ornamentados y silenciosos; piezas ligeras, que flotan en el espacio y apenas lo tocan.

La cocina se concibe como un elemento funcional y tecnológico, planteado con materiales innovadores de bulthaup como el aluminio y el acero, pero en unas tonalidades elegantes que acompañan el conjunto. Los baños se diseñan con elementos contemporáneos de formas suaves, redondeadas y materiales nobles, que respetan el espíritu del espacio.